domingo, 24 de julio de 2016

Inigualable desgarro



Lamentas que el mar
posea fondo,
no existe corazón
que más profundo llegue.
¿De qué materia
está hecha la propia sombra?

El ejercicio de la lucidez
trae cadáveres necesarios,
hasta la orilla ruedan
para ser lavados:
   el mal queda afuera.

Las olas se comen
de la historia la podredumbre.
La restinga
y el aire comparten
en sus límites más extremos
el sol.




domingo, 19 de junio de 2016

Euskera



En el fondo de la sangre
apareces,
memoria de la montaña,
memoria
de la nieve
en el fondo de los huesos
vibras,
palabra de mis antepasados.

(05/12/2014)

Hay una guerra en marcha



He cancelado todo aquello
que pudiera usar el enemigo.
Me niego a torcer el brazo,
a que reine la oscuridad.

¿Dónde yacen las caídas
que me separaron
de todo lo amado?

Las personas creen que el pasado
puede guiarles.

¿Dónde viven los poemas
que me acercaban
al odio más absurdo?

La verdad no es mala
en comparación
con el tiempo por vivir.

(16/09/2014)


jueves, 14 de abril de 2016

Antigravedad



No creáis, humanos,
piltrajas bajo nuestro dominio,
en lo que vuestros dos ojos ven,
renegad, humanos,
zombis ciegos, sordos y mudos,
de vuestros sentidos,
sobre todo,
renegad del pensamiento, extirparos la glándula pineal;
no penséis, no creáis en vuestras intuiciones,
porque nosotros somos más listos,
tenemos diplomas y medallas,
tenemos dinero y poder,
tenemos una corte de aduladores,
payasos a sueldo, actrices y actores para cada ocasión,
tenemos armas y nuestra ley nos permite usarlas
cuando queramos, cómo queramos, dónde queramos,
contra quién queramos,
y vosotros, humanos,
piltrajas con el cerebro atrofiado,
nos dais la razón, avaláis estas salvajadas, incluso las exigís
y os tragáis una mentira tras otra,
a cada cual más inverosímil,
os alimentáis de propaganda adulterada y pedís más,
como los borrachos, como los drogadictos,
como los locos,
como quienes quieren autodestruirse
porque se han creído que no valen para nada,
porque desde pequeños
les repitieron que no eran más que polvo
perdido en la galaxia,
aunque esta visión esté clara y conscientemente,
distorsionada por las lentes que convienen
en cada momento.
Vuestro más preciado tesoro es vuestra alma,
la singularidad final e inicial del hilo dorado que os une a lo divino,
pero renegáis de ella, la vendéis por comodidad mórbida,
por las migajas que se nos caen de los bolsillos.
A este ritmo pronto desapareceréis, quedará vuestra forma
vuestro cuerpo, pero ya no será el cuerpo de un humano
sino el cuerpo de una bestia sumisa,
perfecta amalgama de músculos y cerebro
controlados, a nuestro servicio.




sábado, 13 de febrero de 2016